CERVECERÍAS

Brouwerij Van Honsebrouck

La cervecería van Honsebrouck, situada en el centro del pueblo flamenco de Ingelmunster, ha conseguido su fama mundial a base de combinar las recetas tradicionales con la tecnología más moderna.

Su historia comienza en 1850, año en el que nace Emiel VanHonsebrouck en el seno de una familia numerosa. Su padre tenía una granja que contaba con una lechería, una cervecería y una destilería. En 1882 Emiel se casó con Louisa Depoortere, que asumió rápidamente la función de cervecera. Entre los dos llevaban una cervecería (tanto el local como la producción) primero en Deerlijk y después en Kortrijk,  y en 1900  Emiel y Louisa Van Honsebrouck compraron una pequeña granja en Ingelmunster que transformaron enseguida  en cervecería.


En 1922 sus hijos Paul y Ernest entran en el negocio familiar y desarrollan totalmente el elemento cervecero, convirtiéndose en uno de los 1500 pequeños cerveceros con los que cuenta Bélgica.

Con la entrada en el negocio del hijo de Paul, Luc Van Honsebrouck, en 1953, aparece el primer ingeniero cervecero en la historia de las cervecerías. Las nuevas y progresivas ideas de Luc Van Honsebrouck llevan al abandono inmediato de la producción de la cerveza pils, centrándose en la elaboración de cervezas de alta fermentación.

La primera era la Bacchus, una cerveza roja oscura y agria (la cerveza tradicional en esta zona), seguida en 1958 por la Gueuze y Kriek Lambic St. Louis, cervezas de fermentación espontanea. Más tarde, durante los años 80, se completará la gama St. Louis con las variedades Framboise, Pêche y Cassis)

Los años 70 se caracterizan por un plan comercial más ambicioso, haciendose sponsor del Club Brugge (Brujas), uno de los equipos de fútbol que luchan tradicionalmente por el titulo de liga. Los jugadores de Brujas lucieron durante estos años las camisetas de St. Louis y Bacchus, llevando estas dos cervezas a una fama nacional e internacional ya que las noches europeas del Brujas eran muy famosas.


En 1980 sale al mercado la Brigand, cerveza rubia y fuerte, introduciéndose así en la empresa la segunda fermentación en botella. Nueve años más tarde aparece la Kasteelbier, una cerveza negra de 11,5 %. La última estrella del firmamento Van Honsebrouck es la Gouden Triple, versión dorada de la Kasteelbier negra.


Los años 80 y 90 se han caracterizado por un fuerte crecimiento de la exportación, debido en gran parte al creciente éxito de las cervezas belgas de alta fermentación en general, y a la visión y gran esfuerzo de Marcel Verschelden, su director comercial.

 

En 1991 entró en la cervecería Xavier Van Honsebrouck, hijo de Luc, por lo que el futuro de la empresa ya está en manos de la próxima generación.

La producción de esta cervecería es de 60.000 Hectolitros al año, de los cuales  el 27% se destina a la exportación. Los países más importantes a los que se exporta son: Francia, Holanda, Italia, Alemania, España, Luxemburgo, Finlandia, Suecia, Reino Unido, Portugal, Canadá, Estados Unidos, Japón, Australia, El Salvador, Israel y Senegal.

Esta es su web oficial: www.vanhonsebrouck.be

Las cervezas elaboradas por esta fábrica:

St. Louis Geuze

Kasteelbier Blond

Kasteelbier Bruin

Kasteelbier Rouge

Premium Kriek St. Louis

Premium Framboise St. Louis

Premium Peche St. Louis

Brigand