CERVECERÍAS

Trappisten Brouwerij Westmalle

El monasterio trapense de Westmalle, situado en una zona llana y boscosa al norte de Amberes, se fundó en 1794: durante la Revolución Francesa tres monjes del monasterio La Trappe en Francia se vieron obligados a abandonar su monasterio.

 

Con la intención de embarcar en Amsterdam para Canadá, pasaron por Flandes, donde el obispo de Amberes les sugirió fundar un monasterio en su obispado.

En 1794 compraron una finca con granja en Westmalle con el fin de fundar una comunidad religiosa, a la que llegaron rápidamente más monjes trapenses; en el mes de junio se habían logrado reunir doce monjes, pero, perseguidos de nuevo por la Revolución Francesa, se vieron obligados a fugarse una vez más, ahora a Alemania.

A su vuelta, en 1804, los trapenses comenzaron la construcción de una cervecería y el 10 de diciembre de 1836 Fray Albertus Kemps, un monje holandés y antiguo cervecero, elaboró la primera cerveza.


Esta cerveza solamente era para consumo propio y de sus huéspedes.

En 1865 el monje-cervecero Ignatius Van Ham, de origen alemán, decidió ampliar la capacidad de producción para poder financiar sus monasterios “sucursales” en El Congo; de este modo comenzaron a vender su cerveza, únicamente en el pueblo, alcanzando en 1920 otra vez a su capacidad máxima de producción.


Ese año tomaron la decisión de ejercer una verdadera actividad comercial, para la que era necesario invertir: la sala de elaboración se construyó en 1930, y mantiene el aspecto tan típico de esta época, con sus cubas de cobre, integradas en una decoración a base de cerámicas.

La producción actual del monasterio se sitúa alrededor de 130.000 Hl, vendidos en gran medida en la parte flamenca de Bélgica y Holanda.

El monasterio todavía mantiene su granja y producen un queso estupendo a partir de su propia leche que se puede comprar a la entrada del monasterio.

Aunque el monasterio no se puede visitar, ni sus instalaciones de producción de cerveza o queso, siempre se puede dar un paseo a su alrededor y degustar las cervezas Westmalle de barril con un poco de queso trapense en el bar propiedad del monasterio, el Cafe Trappisten.

Las cervezas elaboradas por esta fábrica:

Westmalle Dubbel

Westmalle Tripel