CERVECERÍAS

Notre Dame d'Orval

El monasterio de Orval fue fundado en 1070 y se integró en la orden Cisterciense en 1132. Destruido durante la revolución francesa, resurge de sus ruinas a partir de 1926.

La Leyenda...

La fuente Mathilde y la leyenda del nombre de Orval:

Hacia 1076, la soberana de ORVAL era la condesa Mathilde, también duquesa de Toscana (Italia). Estando sentada en el borde de una fuente de claras aguas, por un descuido, dejó caer en ella su anillo nupcial, recuerdo de su difunto marido.


Desesperada por haber perdido esta joya, la condesa rezaba a la Virgen María con gran fervor.

De pronto, apareció una trucha en la superficie del agua, devolviéndole su preciado bien. Extasiada por el milagro, la soberana gritaba entonces: "¡He aquí el anillo dorado que estaba buscando!, ¡Bendito sea el valle que me lo devolvió!, ¡A partir de ahora y para siempre, quiero que sea llamado Val d'or!" (valle de oro).

El símbolo de Orval "la trucha y el anillo de oro " ha conservado el recuerdo de esta leyenda. El agua de la fuente, su altivez, todavía alimenta el monasterio y su cervecería.


La historia...

En 1931 la construcción de una cervecería dentro del monasterio fue iniciada con el fin de conseguir fondos para la construcción de un nuevo monasterio.

Actualmente los beneficios generados por la elaboración de cervezas se destinan principalmente a obras benéficas, dentro de la tradición cisterciense.


Los monjes elaboran igualmente pan, queso y bombones de miel.

Reciben igualmente muchas personas que buscan retirarse durante un cierto tiempo y los visitantes del monasterio pueden visitar las ruinas clasificadas (protegidas) de la abadía antigua (Siglo XII-XIII).


La cerveza...

Las MATERIAS PRIMAS de la cerveza Orval son: agua de la fuente, cebada malteada, lúpulo aromático y azúcar candeal blanco.

Las diferentes operaciones de la elaboración son: la mezcla, la filtración del mosto y lavado, y la cocción o ebullición.

El afrecho, resto de las maltas empleadas, se vende como pienso. El carácter amargo de la cerveza Orval se debe a la dosis importante de lúpulo añadido al mosto durante la ebullición.

El día de la elaboración el mosto es infectado, sembrado con la levadura especifica de Orval. A partir de este momento, la fermentación principal comienza y durará de 5 a 6 días. Bajo los efectos de la levadura, los azúcares se transforman en gas carbónico y alcohol. La Orval es una cerveza de alta fermentación , teniendo lugar esta fermentación entre 14 y 22 ºC

En Orval, el reposo, de 3 semanas, es mucho más que un tiempo para aclarar. En los tanques de reposo, practican el método ingles de "dry hopping"/ "lupulización cruda", lo que dará a la cerveza su aroma tan típico a lúpulo. Unos cuantos sacos con mallas grandes, llenados de conos de lúpulo fino, se introducen para tres semanas en los tanques de reposo, para empregnar la cerveza de sus aceites esenciales. En estos mismos tanques se añaden las levaduras "brettanomyces", encontradas en estado salvaje en Orval y que jugarán un papel muy importante en el resto de la fermentación.

En el embotellado se llenan unas 20.000 botellas por hora. Orval no tiene otro envase que la botella de 33 cl en forma de bolo. Justo antes del embotellado se añade una pequeña dosis de azúcar líquido y levadura fresca, para la segunda fermentación en botella.

Durante 5 o 6 semanas, la cerveza Orval refermenta en botella en las salas de maduración, climatizadas a una temperatura de 15º C, tanto en invierno como en verano. Desde el inicio de su elaboración, la cerveza Orval ha sido "impregnada" tres veces con levadura, por lo que tiene 3 fermentaciones y no ha sido sometida a ninguna filtración, ni pasteurización.

La cerveza Orval no puede salir de la cervecería antes de 10 semanas después de su elaboración y después de pasar muchos controles de calidad, durante todo el proceso de su fabricación.

La cerveza de Orval tiene un contenido de alcohol de 6,2%. Ofrece toda su riqueza, servida en su copa original a una temperatura (12 a 14º C) próxima a la experimentada durante sus 3 sucesivas fermentaciones. Se acompaña a la perfección con el queso de Orval, fabricado por los monjes igualmente.


La forma de la botella, como un bolo, ha sido especialmente diseñada para ofrecer al consumidor la posibilidad de servir una cerveza transparente y brillante, dejando el poso de levadura en la botella al momento de servirla. Este poso, rico en vitaminas B, se puede consumir posteriormente.

Las cervezas elaboradas por esta fábrica:

Orval