Lindemans/Mikkeller Spontan Basil, reinventando las clásicas cervezas lambic

La prestigiosa brasserie belga Lindemans, especializada en la elaboración de cervezas lambic y el gipsy-brewer danés Mikkel Borg Bjergsø, fundador de la conocida marca danesa Mikkeller, se han unido para lanzar al mercado una colaboración muy especial. El resultado, bautizado con el nombre de Spontan Basil, es una auténtica oude gueuze aromatizada con hojas de albahaca.  Se trata de un producto, complejo y al mismo tiempo muy refrescante, que conserva la esencia de la tradición cervecera belga en la producción de cervezas lambic, e incorpora una nota de frescura en el aroma y el sabor y un punto de originalidad aportado por la inclusión de la albahaca entre sus ingredientes. Una elaboración muy especial, limitada a una producción de 25.000 botellas en formato de 75 cl., que estará disponible a partir de primeros de Septiembre, gracias a CERVEBEL, su importador oficial.

Actualmente, en medio del prolongado éxito del que han venido gozando los estilos más lúpulizados como las IPAs y las APAs, estamos siendo testigos de cómo el interés por las cervezas de fermentación espontánea está creciendo de forma notable en el sector, atrayendo la mirada tanto de profesionales en materia de producción, como de consumidores.  Su singularidad, su carácter único, y el modo en el que son elaboradas, donde la magia de la naturaleza nos regala un producto sorprendente, gracias a la acción de las levaduras silvestres, reciben la máxima atención y reconocimiento dentro del sector. Un terreno inexplorado y misterioso para muchos, que inevitablemente se ven atraídos por un producto al que resulta complicado dibujarle límites, resultando increíblemente versátil. Por este motivo Mikkel Borg, profundamente interesado en todo lo relacionado con la producción de este tipo de cervezas, quiso ponerse en contacto con la brasserie belga Lindemans, con el objetivo de crear algo juntos. Tras varias conversaciones, lograron encontrar la fórmula de lo que andaban buscando. El resultado, presentado el pasado mes de Mayo, ha logrado cubrir las expectativas que ambos tenían depositadas en el proyecto.

Alcohol: 5,5% alcohol
Temperatura de servicio: 5ºC

De color dorado cubierta con un ligero velo traslúcido, la Spontan Basil reúne las habituales características de una oude gueuze, con la particularidad de combinar la agrura propia de una cerveza lambic, con los aromas y sabores de carácter herbáceo de la albahaca fresca. Compleja y de gusto perfectamente balanceado, resulta estimulante y cosquilleante en el paladar gracias a su vivaz carbonatación. Finaliza con un regusto seco y astringente. Ideal tanto para servir como aperitivo, como para acompañar a platos como arroces, mariscos a la plancha o ensaladas.
Acerca de las cervezas lambic
Las cervezas lambic, pertenecen a la familia de cervezas de fermentación espontánea. Este tipo de cervezas son elaboradas a partir de la acción de levaduras silvestres que viven en el ambiente. Las cervezas lambic son elaboradas originalmente en la región belga de Pajottenland, en los alrededores de la pequeña ciudad de Lembeek, a la que se debe la denominación de este tipo de cervezas por similitud fonética. Esta región tiene la inmensa ventaja de beneficiarse de una excepcional flora microbacteriana. La atmósfera de esta región se encuentra cargada con cientos de cepas de levaduras salvajes específicas, apropiadas para la elaboración de cerveza.  Entre las más conocidas se encuentran la “Brettanomyces Bruxellensis” y  la “Brettanomyces Lambicus” responsables del sabor y aroma únicos que desarrollan este tipo de cervezas. Por este motivo se las considera lo más cercano al concepto de denominación de origen dentro del mundo cervecero.
La genuina y auténtica oude gueuze es una cerveza muy particular, única y extraordinaria que se elabora a partir de lambics viejas (generalmente de 1 y 2 años de edad) y jóvenes (de 6 meses), mezclándolas en la justa proporción. Las lambics más viejas aportan acidez, complejidad, y notas afrutadas a la cerveza, mientras que las más jóvenes continúan fermentando, aportando azúcares para que las levaduras sigan trabando, logrando un resultado afinado y muy apreciado, conocido como el champagne de Bruselas por su carácter elegante achampanado y efervescente.




Acerca de la Brasserie Lindemans 
La familia Lindemans, propietaria de la cervecera del mismo nombre, ha elaborado cerveza lambic desde el año 1822 en Vlezenbeek, una localidad situada en el corazón de la región de Pajottenland. La cervecera Lindemans siempre se ha mantenido fiel a los procesos tradicionales de elaboración de la cerveza artesanal. Los 31 empleados con los que cuenta la fábrica, considerados como de la propia familia, han resultado fundamentales, contribuyendo al desarrollo del éxito internacional del que goza la cervecera belga. Lindemans se ha convertido en un nombre de prestigio dentro del sector. La cervecera es actualmente la fábrica más grande de cervezas lambic que al mismo tiempo conserva su carácter familiar e independiente. El aumento de la capacidad de producción alcanzado recientemente en 2014 (86.000 hectolitros), le permite responder a la nueva tendencia creciente en el gusto por las cervezas lambic. Además se muestra abierta por el desarrollo de productos nuevos y creativos, aunque siempre mostrando el pleno respeto por la tradición de la elaboración de lambics, lo que ha favorecido que sus productos sean exportados más de 40 países como Francia, Holanda, Estados Unidos, Rusia, China y Japón. Entre sus cervezas más conocidas y aclamadas se encuentran la Lindemans Gueuze, una Gueuze elaborada a partir de 2/3 de lambic joven y 1/3 de lambic añeja, y sólo 4,5% de alcohol, Lindemans Kriek, una cerveza lambic de frutas con la misma proporción en la mezcla que la Gueuze, incorporando el dulzor de las cerezas, o Lindemans Cuvée René, una gueuze de reserva, con la misma graduación alcohólica y proporción de cervezas lambic jóvenes y añejas, dotado de un gusto más complejo, afrutado y citrico.

Acerca de Mikkeller

Mikkeller es sin duda una de las más conocidas cerveceras europeas a nivel mundial, máximo representante de la figura que se ha venido a llamar “gipsy brewer”, al carecer de fábrica propia, y contar con la colaboración de otras productores para la elaboración de sus recetas. Extravagancia, ausencia de complejos, talento, osadía y experimentación son los pilares en los que se sustenta esta cervecera de origen danés. Muchas de sus creaciones incluyen los más originales ingredientes como por ejemplo flores de hibisco, aguacate o palomitas de maíz. Sus cervezas son capaces de suscitar desde alabanzas hasta feroces críticas, e incluso despertar las más intensas polémicas. El nombre de la compañía procede de la fusión de los nombres de sus fundadores Mikkel Borg Bjergsø, un profesor de física de secundaria, y su amigo de la infancia Kristian Keller, que comenzaron a coquetear en 2003 con el mundo del homebrewing, guiándose por las creaciones de la desaparecida microcervecera danesa Brockhouse, que a su vez había se habían inspirado en las lupulizadas elaboraciones craft estadounidenses. En 2006 Mikkel y Kristian crean Mikkeller y lanzan el mercado la cerveza que les catapultó directamente a lo más alto dentro del sector, la Mikkeler Beer Geek Breakfast, una oatmeal stout con café, que a la postre se convirtió en uno de sus mayores éxitos. Kristian dejó de ser socio en 2007, para centrarse en su trabajo como editor de la publicación danesa sobre música Soundvenue. Actualmente Mikkeller cuenta con más de 800 elaboraciones en su catálogo, muchas de ellas, fruto de las colaboraciones con algunas de las más prestigiosas cerveceras mundiales como Three Floyds, Alesmith o Brewdog. Son vendidas en más de 40 países, mientras que curiosamente sólo el 10% de las ventas corresponden a Dinamarca.
Facebooktwitterpinterestlinkedin