Pasaporte Cervecero, visado para explorar el mundo de las cervezas trapenses

Desde nuestros comienzos las cervezas trapenses han recibido una consideración especial por nuestra parte debido a su excelencia basada en la calidad de sus materias primas y su larga tradición histórica que se plasma en la maestría aplicada en su proceso de elaboración. 
Como homenaje a estas excelentes cervezas y pensando en los numerosos seguidores que poseen en España, Cervebel y Crusat quisieron iniciar una acción comercial en colaboración con la revista Bar & Beer y la Asociación Internacional Trapense, en la que se involucrara tanto a los locales de hostelería como a sus clientes, con el fin de resaltar los valores de la cervezas trapenses y dar a conocer las abadías trapenses que las elaboran, en definitiva, una forma de acercar estas magníficas cervezas a los nuevos consumidores que se ven atraídos por el mundo cervecero.
 
Quiénes son los monjes trapenses
Los monjes trapenses pertenecen a la orden monástica trapense, una escisión de los monjes benedictinos cistercienses, surgida en el monasterio de La Trappe de Normandía, al norte de Francia. Los monjes trapenses se caracterizan por seguir una interpretación más estricta de la norma de San Benito, que sus hermanos cistercienses y benedictinos. La norma de San Benito cuyo lema es “Ora et labora”, rezar y trabajar, rige la vida monástica de estos monjes. Los monjes trapenses se han mantenido fieles a la regla de vivir de su trabajo y recursos propios, minimizando el contacto con el mundo exterior. Tales principios favorecieron un fuerte impulso a la continuación de su tradición cervecera. Durante la Revolución Francesa, y la posterior etapa Napoleónica, debido al anticlericalismo imperante, los monjes trapenses que vivían en Francia comenzaron a abandonar el país, huyendo hacia el norte,a lo que hoy conocemos como Francia y Bélgica, donde restauraron sus antiguas comunidades o fundaron otras nuevas. Precisamente en el Benelux, es el área geográfica donde se fueron concentrando las abadías trapenses productoras de cerveza, como Westvleteren, Chimay o Westmalle, entre otras.

Sobre las cervezas trapenses

Sólo las cervezas elaboradas en un monasterio trapense pueden recibir la denominación de trapense. Tal denominación viene oficialmente representada por la obtención de un sello oficial, el de “Auténtico Producto Trapense” que concede la Asociación Internacional Trapense, el cual aparece en las etiquetas de las cervezas que la obtienen. Aparte de esta primera condición indispensable es necesario que las cervezas cumplan con otros dos requisitos para recibir el sello de producto trapense, garantía de autenticidad y calidad. 
Por una parte, la producción de la cerveza debe llevarla a cabo los monjes del monasterio, o al menos supervisar el proceso aunque puedan contar con la ayuda de mano de obra externa.
Por otra parte y especialmente importante, es que los beneficios obtenidos por la venta de las cervezas ha de estar destinada a obras benéficas y sociales, y al propio mantenimiento de la comunidad monástica, por lo que no existe ánimo de lucro. Durante muchos años las abadías que han obtenido el sello de la Asociación Internacional Trapense, se encuentran en Bélgica y Holanda, pero en los últimos años se han incorporado 4 nuevas abadías de diferentes procedencias.



En la actualidad son 11 las abadías trapenses que producen cervezas reconocidas oficialmente por la Asociación Internacional Trapense.
En Bélgica:
Westvleteren, Westmalle, Achel, Chimay, Orval y Rochefort.
En Holanda:
La Trappe y Zundert.
En Austria:
Stift Engelszell
En Estados Unidos:
Spencer (Massachussets)
En Italia:
Tre Fontane

Aunque la denominación trapense, en realidad no hace referencia a un estilo concreto, sino al origen de la cerveza, y el modo en el que se elabora y se comercializa, las cervezas trapenses elaboradas hasta el momento se caracterizan por una serie de atributos comunes. Se trata de cervezas de alta fermentación, acondicionadas en botella, con abundante sedimento de levadura y muy aromáticas, con un importante componente afrutado, siendo muchas de ellas complejas, con cuerpo y de carácter maltoso.
 



Las cervezas del pasaporte

Para esta acción comercial, pensamos en la creación de un pasaporte cervecero, con el que cada consumidor, pudiera seguir un “viaje” sensorial guiado por 12 diferentes cervezas trapenses, pudiendo saber un poco más acerca de la propia cerveza y de las abadías que las producen, gracias a la información contenida en el propio pasaporte. 
Las cervezas participantes han sido:
1.- Westmalle Dubbel
2.- Chimay Azul
3.- Orval
4.- Zundert
5.- Mont des Cats
6.- Rochefort 10
7.- Achel Blond
8.- Westmalle Tripel
9.- Engelszell Nivard
10.- La Trappe Quadrupel 
11.- Chimay Blanca
12.- Rochefort 6
 
No ha sido posible incluir algunas cervezas trapenses, como la nuevas cervezas trapenses de Estados Unidos o Italia surgidas recientemente, al no ser importadas oficialmente en España en el momento del emprendimiento de esta acción. Tampoco resultó posible incluir cervezas de la abadía de Westvleteren, ya que los monjes trapenses de este monasterio no permiten la venta fuera de él salvo en el café In de Vrede contiguo a la abadía.

Sin embargo, se quiso incluir la cerveza del monasterio trapense francés de Mont de Cats, el monasterio matriz de otras comunidades monásticas como la de la mencionada abadía de Westvleteren. La cerveza de Mont des Cats es un caso muy especial, puesto que a pesar de ser una receta propia de los monjes y estar elaborada en una abadía trapense (la de Chimay), no tiene el sello oficial puesto que no está elaborada en la propia abadía, aunque sí tiene la denominación trapense.
 
 
Mecanismo
El mecanismo de la acción era bien sencillo. El cliente debía adquirir su pasaporte en uno de los locales colaboradores de la promoción. 
 
El objetivo consistía en consumir cada una de las 12 cervezas seleccionadas. Por cada una de ellas, debía solicitar al camarero que le pusiera el sello del local en el espacio reservado para cada cerveza en la hoja final del pasaporte. 




Una vez obtenidos los 12 sellos, y como premio por convertirse en un experto en cervezas trapenses, era posible participar en el sorteo de un viaje a Bélgica para conocer algunas de las abadías productoras de cervezas trapenses. Para ello era necesario enviar la última hoja del pasaporte con los 12 sellos y los datos tanto del titular del pasaporte como del local donde adquirió el mismo. 





La fecha límite inicial para el envío del resguardo de los pasaportes con los 12 sellos, era el día 15/01/2016, pero se amplió hasta el final del mes enero. Los resguardos recibidos se incluirán en una base de datos, que utilizaremos para realizar el sorteo el día 28/02/2016, del premio final, un viaje a Bélgica, del que también os informaremos en el blog.

 
Toda la información acerca del objetivo, los locales participantes así como del desarrollo de la promoción se ha venido publicando durante los últimos meses en el perfil de facebook “Locales Trapenses”.
 
 
En el camino para convertirse un experto en cervezas trapenses, se ha contado con la inestimable ayuda de la revista especializada Bar & Beer (colaboradora de este proyecto), que con un número especial dedicado a las abadías trapenses y sus cervezas ha contribuido a mostrar el mundo de estas cervezas hacia los nuevos aficionados interesados en ellas, y a profundizar en él a los que ya las conocían.
 
Locales Participantes
 
En la acción del pasaporte han participado finalmente 119 locales (cuyo listado podéis consultar aquí) a lo largo y ancho de la Península, e incluso fuera de ella, ya que hemos contado con la participación de un local en las Islas Canarias. Las peticiones de participación superaron todas nuestras expectativas. Nuestro objetivo fue siempre premiar a aquellos hosteleros que han demostrado confiar en las cervezas trapenses y que siempre las han ofrecido a sus clientes. Al mismo tiempo hemos querido animar también a aquellos nuevos locales que han demostrado interés por tenerlas, a través de este proyecto. Con la selección de los establecimientos, hemos querido crear una especie de “Embajadores” de las cervezas trapenses, que garantizan a sus clientes un conocimiento y un servicio óptimo de este producto, que incluye la utilización de su propia copa. Estos locales tienen nuestro distintivo de Establecimiento Especializado en Cervezas Trapenses con el objetivo de que los clientes puedan identificar fácilmente aquellos locales donde podrán consumir las cervezas trapense, con la garantía de un buen servicio y un conocimiento de un producto tan especial. La colaboración de estos locales en el desarrollo de esta acción comercial no ha sido más que el comienzo de un camino mucho más largo. Estos locales no perderán su denominación como establecimientos especializados en cervezas trapenses, y en breve podrán acceder de forma exclusiva a las novedades que iremos trayendo como por ejemplo, la Orval envejecida en botella, la cerveza trapense italiana Tre Fontane, las cervezas que la abadía trapense de Spencer de Massachusetts ha elaborado últimamente junto con su primera cerveza, la Blond, y un poco más adelante, la muy especial Chimay Oak Aged, una deliciosa versión de la Chimay Grande Réserve añejada en barrica.


Además, como premio a su participación en la promoción del pasaporte cervecero, el propietario del local, donde el cliente que resulte ganador del viaje adquirió su pasaporte, también podrá viajar hasta Bélgica para conocer las abadías trapenses.


A todos ellos, y por supuesto a todos los clientes que admiran las cervezas trapenses les queremos transmitir nuestro agradecimiento por su colaboración en este proyecto que ha resultado verdaderamente apasionante.
Facebooktwitterpinterestlinkedin