Viaje a la cervecería Samuel Smith en Tadcaster

Uno de los viajes más señalados que se han hecho realidad en este 2019 que está a punto de acabar, fue el que llevó al grupo de afortunados ganadores de la promoción del pasaporte de Samuel Smith hasta Tadcaster, la localidad de condado de Yorkshire, donde tiene su hogar la tradicional cervecera inglesa que tantos admiradores tiene repartidos por nuestra geografía.
La cervecería de Samuel Smith fundada en 1758 es una de las más tradicionales y singulares de toda Inglaterra, por lo que una visita a sus instalaciones es una experiencia única y diferente a la visita de cualquier otra fábrica de cerveza del mundo..
A continuación os detallamos una pequeña crónica del viaje que tuvo lugar a comienzos del mes de diciembre:
El viaje comenzó con la reunión de todos los integrantes del grupo, antes de que fueran recibidos en uno de los bares de Samuel Smith de la ciudad de Tadcaster, por su anfitrión, ni más ni menos  que Samuel Smith III, miembro de la dinastía familiar que se encuentra al frente de la cervecería.
En los bares de Samuel Smith, como podéis ver por el mensaje claro y directo de uno de los posavasos que podemos encontrar en él, trabajan por mantener el ambiente típico y tradicional del pub inglés, por lo que no está permitido el uso de dispositivos electrónicos, como smartphones, tablets, laptops… ni siquiera televisión. Por supuesto está permitido hablar, pero sin decir tacos!
Tras pasar la noche en Tadcaster, al día siguiente fueron a la fábrica, donde comenzaron por visitar los establos, una de las estancias estrella de la cervecería, por sus llamativos y bonitos caballos, que aún hoy siguen tirando de los carros que tradicionalmente se usaban para el transporte de la cerveza en la región.
Antes de pasar al interior, había que inmortalizar el momento con una foto de grupo en la entrada de la que llaman “la vieja cervecería”.
En el interior del edificio comenzaron por visitar los niveles más altos, siguiendo el orden del proceso de elaboración que discurre por gravedad hacia los pisos inferiores. Allí pudieron contemplar las instalaciones correspondientes a la molienda y el macerado.
Un piso más abajo, se encontraban las calderas donde hierve la cerveza y se añade el lúpulo en flor para esterilizar la cerveza y aromatizarla.
                                         
En otro nivel inferior, llegando casi a a la altura del suelo, se encuentran los famosos fermentadores abiertos y cuadrados construidos con piedra de pizarra de Yorkshire. Una de sus señas de identidad más conocidas, que para los visitantes suele resultar lo más llamativo de la fábrica. Lo que se aprecia en la fotografía es la parte superior, mientras que desde la inferior recirculan el mosto.
Más abajo, en el sótano, guardan los cask de madera tradicionales en los que embarrilan y maduran su Samuel
Smiths Old Brewery Bitter y la Yorkshire Stingo, una de las cervezas estrellas de la casa.
En la bodega toca otra fotografía de grupo antes de probar alguna cerveza que otra.
Algunos no pudieron resistir la tentación de servirse la fantástica Yorkshire Stingo directamente del cask, que ha comenzado recientemente a ser vendida en este formato en Londres.
De nuevo a nivel del suelo, llega el momento de conocer en persona a los toneleros de Samuel Smith, responsables de reparar y construir los casks, esos grandes barriles hechos con madera de roble. Un oficio tradicional pero que también entraña un riesgo a causa de las herramientas que han de utilizar, pero que son capaces de manejar con precisión y soltura.
Aparte de la parte más tradicional y llamativa, también cuentan con una parte más moderna, como sus laboratorios para el control de calidad.
Disponen también de una zona enorme destinada al envasado, donde realizan el llenado del resto de las variedades en Cask y Keg y aparte cuentan con una embotelladora de gran rendimiento y capacidad.
                     
     
Por último el grupo se dirigió al final junto a su anfitrión, al cercano pub de la marca, bellamente decorado… Había que compartir la experiencia con el resto del mundo, por lo que la impaciencia por mirar los teléfonos móviles fue tal que se lanzaron a ellos en cuánto tuvieron oportunidad.

Como no podía ser de otra manera, el viaje acabó con otra foto de grupo. Las sonrisas delatan que la experiencia mereció la pena.

¿Tienes un local? ¿Te apasionan las cervezas de Samuel Smith? ¿Te gustaría vivir esta misma experiencia? Si has respondido que sí a las tres preguntas, debes saber que tienes la oportunidad de que tu local se convierta en embajador de Samuel Smith y puedas conocer su fábrica en el corazón de Yorkshire. Si te interesa, puedes ponerte en contacto con nosotros en info@cervebel.es y te explicaremos los pasos a seguir.
Facebooktwitterpinterestlinkedin