El queso, la pareja perfecta de la cerveza sobre la mesa

Si hay un alimento que podamos considerar el mejor acompañamiento para la cerveza, ese es el queso. Gracias al queso, podemos construir uno de los maridajes con la cerveza más sencillos, pero a la vez más satisfactorios y placenteros.

El queso es un alimento que ayuda a realzar las virtudes de la cerveza y la rica variedad de matices que puede aportar, y a su vez, de forma recíproca, la cerveza actúa de igual manera con el queso, ya que ambos mantienen muchos puntos en común:

  • Ambos productos son dos alimentos que fermentan, en los que microscópicos organismos participan en su elaboración.
  • Tanto queso como cerveza envejecen y pueden disfrutarse en diferentes puntos de su periodo de maduración. En su etapa joven predominan los sabores sencillos y limpios, mientras que en su época de madurez, aparecen otros matices más complejos.
  • El espectro sensorial de ambos puede incluir sensaciones de la misma familia como por ejemplo, aromas tostados, notas afrutadas, florales o matices terrosos.
  • Históricamente en el pasado han compartido orígenes en las granjas y en las abadías, como importantes lugares de producción, y ambos formaron parte de la dieta habitual de la población.
  • En muchos casos el mismo grano que se utilizaba para obtener la malta, cuando no el bagazo sobrante de la maceración, era el utilizado para alimentar al ganado que posteriormente producía la leche con la que se elaboraba el queso, con una demostrada transferencia de sabores.

A su vez, la cerveza posee dos armas muy poderosas que le permite encajar con el queso como un guante, creando una armonía en el paladar:

  • Por un lado, el lúpulo, que actúa como un perfecto desengrasante del paladar que aporta frescura y que se abre paso como un cuchillo a través de las grasas, limpiando tanto lengua como paladar.
  • Por otra parte, el carbónico, que aparte de aportar tacto crujiente o chispeante en la boca, ayuda a mitigar la sensación de gatiga y saturación del paladar, al mismo tiempo que incrementa la impresión de limpieza, y ayuda a resaltar aromas y matices, poniendo en valor la riqueza sensorial del queso.

Llegados a este punto nos planteamos la cuestión de la existencia del queso perfecto para acompañar a según qué cerveza. Es difícil de asegurar que un único queso sea el que encaje con éxito con un estilo concreto de cerveza. Lo apropiado es experimentar con diferentes estilos de cerveza y diferentes tipos de quesos, y tratar de encontrar aquellas sensaciones que logren crear una armonía a nuestro parecer con mayor acierto.

Por nuestra parte hemos estado organizando diferentes promociones con quesos, como los de Chimay, elaborados por la cervecería trapense del monasterio de Notre Dame de Scourmont, o también eventos de degustación y maridaje con quesos artesanos, como por ejemplo los realizados con las cervezas de la cervecería belga Viven, que os detallamos a continuación para que tengáis una referencia de qué tipo de quesos pueden encajar:

Champagner Weisse con Acehúche (Cabra, Cáceres).
Master IPA con Payoyo (Cabra y Oveja, Cádiz).
Smoked Porter con Galmesano (Vaca, Galicia).
Imperial IPA con La Peral (Vaca, Azul, Asturias).
Tripel con Tres Leches (Mezcla, Azul, Asturias).

Esta simbiosis gastronómica entre queso y cerveza no es algo novedoso. La prueba de lo que hablamos la encontramos en Bélgica, donde resulta muy habitual y tradicional que en bares y café, e incluso en los locales de degustación de las cervecerías productoras, en especial las de abadía y trapenses, se sirvan platos de queso como acompañantes de las cervezas, siendo en ocasiones complementado con alguna salsa como mostaza, o alguna especia como el comino.

En Estados Unidos, por otro lado, existe cada vez un mayor número de personas interesadas en las características y métodos de elaboración de las diferentes variedades de quesos entre beergeeks y cerveceros, con el objetivo de buscar los mejores maridajes entre ambos productos.

Os proponemos que investiguéis y no tengáis miedo de experimentar y probar con diferentes tipos de quesos y las cervezas de nuestro catálogo, donde podréis encontrar todo tipo de estilos, desde lagers sencillas, equilibradas y ligeras hasta Imperial Stouts complejas, o las singulares cervezas lambic de fermentación espontánea.

¡Bon appétit!