KEREL, cervezas belgas no tocadas por los monjes

KEREL es el nombre de la última marca de cervezas belgas que se ha incorporado a nuestro catálogo. Hablamos de una de las marcas más modernas y transgresoras de la industria cervecera belga, que llega ahora hasta todos vosotros.

Historia

Kerel, untouched by monks

Las cervezas Kerel tienen su origen en la localidad de Tielrode, situada en la provincia de Flandes Oriental, donde se encuentra la cervecería VBDCK (Verbeeck- Back-De Cock), una cervecería familiar que comenzó su andadura en 1867 y que en 1908 de la mano de Jules Verbeek, y llegó a ser muy popular en la región, aunque lamentablemente, tuvo que cerrar sus puertas en 1966.

Casi un siglo después de su fundación, en 2015, Philippe De Cock, con ayuda de su familia, levanta de nuevo la cervecería VBDCK, resurgiendo de sus cenizas, como el Ave Fénix y lanzan al mercado las cervezas de su marca KEREL, gracias a la recuperación de una de las botellas con la cerveza original de la vieja fábrica, de la que se extrajo la cepa de levadura KEREL, la misma que continúa utilizándose hoy para elaborar cada uno de los lotes de sus cervezas.

Filosofía

Kerel table

Las cervezas de KEREL se alejan del patrón habitual de las cervezas belgas más clásicas, inspiradas en los estilos monásticos, como las “dobles” y “triples”. El concepto de las cervezas que elaboran es muy distinto, respondiendo a las tendencias actuales del mercado, interpretando los estilos de cerveza emergentes más populares. Por este motivo, llegan a asegurar en uno de sus lemas que sus cervezas “no están tocadas por monjes”.

Tienen bien claro que elaborando otra cerveza clásica belga más no iban a poder destacar. Otra de las señas de identidad de la marca son sus llamativas botellas que utilizan para sus cervezas, similares a los envases de los jarabes medicinales, distinguiéndose de nuevo de la mayoría de cervecerías belgas, también en su embotellado.

Tras una importante inversión económica en su fábrica, la cervecería cuenta con unas instalaciones modernas que permitan alcanzar las expectativas de la familia a corto-medio plazo, que se sitúan en los 5000 hectolitros de producción anual.

Sus cervezas

KEREL BEERS

Por el momento tenemos disponibles en nuestro catálogo, siete de sus referencias en botella de 33 cl.:

Kerel Saison (5,4% alc): Cerveza de tono ambarino con abundante presencia de matices cítricos (mandarina y limón) y de cereal (pan, galleta…) con importante presencia de la levadura, como es habitual en las Saison.

Kerel Pale Ale (5,4% alc.): La primera cerveza orgánica de Kerel. Rubia, con notas de grano, lúpulo y sensaciones afrutadas.

Kerel Kaishaku (15% alc.): Aroma a frutas tropicales y calidez alcohólica. Su elevada graduación se debe a la utilización de una levadura de sake.

Kerel IPA (4,5% alc.): Cerveza lupulada, de perfil floral, con abundantes notas cítricas y afrutadas como pomelo y piña.

Kerel Grapefruit IPA (5% alc.): IPA jugosa y de sensaciones cítricas intensas, debido a la utilización de pure de pomelo rosa fresco en su elaboración.

Kerel Dark IPA (6,0% alc.): Cerveza de color marrón oscuro y aromas a pan tostado, caramelo con notas afrutadas (melocotón y albaricoque), especiadas y un toque lupulado con recuerdos de pino.

Kerel Rye High (9,5% alc.): Oscura y moderadamente dulce, con matices de caramelo, es elaborada para la temporada de Navidad, a base de malta de centeno, lo que le aporta un mayor cuerpo.

Preguntad por ellas en vuestro bar, cervecería o tienda habitual.

 

Facebooktwitterpinterestlinkedin